Mi Historia Maquera

Recuerdo como si fuera ayer aquellos fines de semana en casa de mi primo Javier. Él era de los afortunados poseedores de un Commodore 64. Ese fue el primer ordenador con el que tuve contacto. Posteriormente conocí Macintosh y nunca he querido cambiar.

 

Usuario de Macintosh desde 1990, he visto la evolución de estas maravillosas máquinas casi desde sus inicios. Aquellos primeros ordenadores se hicieron con afán de perdurar, si comparamos una máquina antigua con una nueva muchas veces a paridad de antigüedad, nos encontramos una usabilidad sorprendente en la máquina antigua.

 

La obsolescencia programada es un hecho, abaratamiento de costes de producción y necesidad de ciclos de obsolescencia para mantener el mercado, han provocado que los ordenadores y gadget actuales tengan una vida útil más corta de la que tenían antaño.

 

En mi colección tengo algunos ordenadores que se fabricaron hace más de 25 años y aún funcionan como el primer día. Obviamente, si los comparamos con los modelos actuales, nos parecerán lentos y obsoletos. Pero el hecho es que, tras más de 2 décadas de trabajo, aún siguen rindiendo como el día que fueron sacados de la caja.

Colección Apple Mac

Kanas

Durante los últimos 25 años, me he dedicado a ir coleccionando todos los dispositivos Apple que he podido encontrar, a su vez los he restaurado, reparado, limpiados, y puestos a funcionar como el primer día.

Osea un maquero de toda la vida...